Nos escriben y contestamos: Maltrato a médico residente en Hospital de Vitarte

De: William Ludeña MendozadescargaEnviado el: jueves, 30 de enero de 2014 1:22
Para: ‘gbazan@hospitalvitarte.gob.pe’; ‘sgutierrez@hospitalvitarte.gob.pe’
Asunto: Queja de médico residente, para conocimiento y fines pertinentes

Estimados, Dr. Bazán y Dra. Gutiérrez, me permito molestar su atención debido al comentario que llegó a nuestra página de Huk Vida, y que retransmitimos para los fines que crean conveniente. Es cierto que esta es la versión de una de las partes, pero creemos que se puede y debe revisar las circunstancia y los hechos, para mantener una buena calidad de formación profesional en los residentes que se forman en el hospital que dignamente dirigen.

Huk Vida es una asociación civil, sin fines de lucro que promueve el conocimiento y la defensa de los derechos de los usuarios en salud, en esta ocasión en particular, tenemos las queja de un estudiante, Residente dentro del hospital de Vitarte que nos hace llegar, muy indignada, su queja por el maltrato que refiere ha sufrido.

 

Buenas noches, soy médico residente y choque con esta página de casualidad, cuando escribía una carta contra el Dr. Danny Vergel. Porque el día de hoy sufrí de abuso de autoridad de su parte. Estaba en ecografía cuando dejaron un paciente de pie con facie dolorosa y posición antálgica. En el ecógrafo había una mujer semidesnuda realizándose una ecografía de mamas. Me acerque y el paciente no venía para una ecografía, sino por una radiografía, así que le dije al señor que me acompañe y lo lleve a su silla de ruedas en la puerta de rayos x. Cuando viene el Dr. Vergel, al cual yo no conocía me pregunto de la manera más grosera que hacía con su paciente. Le dije que lo habían dejado en ecografía por error y que el señor estaba con mucho dolor para estar parado. No termine de hablar cuando este Sr. comenzó a gritarme como loco y cuando le preguntaba que le pasaba, me gritaba más y más fuerte. Trataba de hacerlo entrar en razón diciéndole que solo actuaba en beneficio de su paciente y solo grito CALLATE a unos centímetros de mi rostro ensuciándome con su saliva. Le dije que no podía hablarme así. Y entro en un ataque de ira gritándome de una forma que creí me pegaría, así que le pregunte su nombre y lo anote. Yo no pienso quedarme callada… no por mí, sino porque he visto tratar a otros personales de la salud y no quiero imaginarme el trato a sus pacientes. Solo acompañe a su paciente a una silla de ruedas porque no quería que esperara sentado. Todo está grabado en cámaras. No lo conozco y no quisiera conocerlo, solo quiero trabajar sin miedo.

Ángela Verona

 

Un comentario de “Nos escriben y contestamos: Maltrato a médico residente en Hospital de Vitarte

  1. Srta. Residente me solidarizo con Ud. pues existen profesionales que tiene ínfulas de superioridad increíble y maltratan a todo aquel de menor jerarquía. Y en su caso hágalo por Ud. para hacerse respetar y enseñarle a este profesional que todos merecemos respeto y si no lo aprendió con la sociedad que sean Nuestras Leyes las que le den una sanción correspondiente.
    Solo es invocar y aplicar Nuestra Constituciòn Política del Estado

    LA CONSTITUCIÓN POLITICA DEL ESTADO DICE Artículo 1.- Defensa de la persona humana
    La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la
    sociedad y del Estado.
    Artículo 2.- Derechos fundamentales de la persona
    Toda persona tiene derecho:
    1. A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo
    y bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.
    2. A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo,
    idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.
    h. Nadie debe ser víctima de violencia moral, psíquica o física, ni sometido a tortura o a
    tratos inhumanos o humillantes. Cualquiera puede pedir de inmediato el examen médico
    de la persona agraviada o de aquélla imposibilitada de recurrir por sí misma a la
    autoridad. Carecen de valor las declaraciones obtenidas por la violencia. Quien la emplea
    incurre en responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *